El Libro

el libro

Progresión y didáctica lúdica clave del método

Imusi ha creado un innovador y progresivo sistema de aprendizaje que utiliza las nuevas tecnologías.
El proceso utilizado en todas las unidades didácticas se basa en escuchar, hablar, leer y escribir, imitando el proceso natural de aprendizaje de la lengua materna.
En un solo libro, estructurado en 8 unidades didácticas, trabajamos todos los elementos y aspectos referentes al Lenguaje Musical: Interiorización, Audición, Memoria, Movimiento, Teoría Musical, Ritmo, Entonación, Improvisación, Creatividad, Dictado y Caligrafía.

Libro

Libro 2

Libro 3

Libro 4

Contenidos

Nuestro sistema consiste en trabajar de forma independiente las fases del proceso de aprendizaje del Lenguaje Musical, para conseguir una mayor comprensión por parte del alumno y gradualmente ir añadiendo de forma progresiva los diferentes elementos.
Las fases en las que estructuramos el proceso de aprendizaje del lenguaje musical, que identificamos con los siguientes logos, son:

Vive la canción dentro de ti: Antes de identificar gráficamente los elementos rítmicos y melódicos de la unidad didáctica, trabajaremos desde la audición de canciones populares que nos aprenderemos, experimentando con nuestro cuerpo e interiorizando lo que a continuación leeremos y escribiremos.
Conoce la literatura musical > En este apartado queremos dar a conocer a los alumnos diferentes autores, épocas y estilos musicales, para crear progresivamente un bagaje cultural en el alumno. Además tenemos que interiorizar cada audición a través del movimiento, para impregnarnos de los diferentes tempos, matices y características de cada pieza.
En este apartado daremos a conocer los aspectos teóricos a trabajar durante la unidad didáctica.
En este apartado trabajaremos cada una de las figuras rítmicas que progresivamente se van a introducir en cada unidad didáctica. Para que el alumno las interiorice fácilmente utilizaremos un vocablo para cada figura.
En este apartado aprenderemos, de forma progresiva, a leer el nombre de las notas en las diferentes líneas y espacios. Con ello, el alumno adquirirá agilidad en la identificación de las notas.
En este apartado sumamos los dos elementos del lenguaje musical que hemos trabajado anteriormente por separado: la duración de las figuras rítmicas y la agilidad en el nombre de las notas.
En este apartado trabajamos la entonación desde 3 puntos de vista:
1) Ordenamientos de la escala: en estos ejercicios se consigue progresivamente que el alumno automatice la unión del nombre de la nota con el sonido que le pertenece.
2) La escala musical con las figuras rítmicas de la unidad didáctica: aunque los alumnos no hayan leído todas las notas de la escala, cantarán sucesivamente todas las notas con las diferentes figuras rítmicas que se trabajen en la unidad didáctica.
3) Entonación relativa (sin clave): con estos ejercicios, el alumno se familiarizará con las diferentes tonalidades. Al no tener clave, el alumno podrá leer empezando por cualquier nota, ya que tendrá cada vez más automatizado el orden.
En este apartado, que supone la última fase del proceso de aprendizaje, sumamos los 3 elementos del Lenguaje Musical trabajados anteriormente. El alumno se enfrenta a una lectura melódica entonada en la que une cada nota con su sonido y con su figura rítmica.
Este apartado se trabaja una canción con una instrumentación motivadora que refleja todo lo aprendido en la unidad didáctica y que servirá al alumno y al profesor como repertorio para sus próximas audiciones.
Este apartado supone la finalización del proceso de aprendizaje del lenguaje musical (escuchar, hablar, leer y escribir). Tras concluir todo el proceso de interiorización de las canciones populares y de los contenidos de la unidad didáctica, llega el momento de plasmar en el pentagrama los elementos rítmicos y melódicos.
Este apartado supone una base para que cuando el alumno tenga que escribir, lo haga correctamente (con buena proporcionalidad de ritmos, con una óptima anatomía de las figuras rítmicas, etc.)

¡Apuntate ya!

Un curso desde 20€ al año